jueves, 6 de octubre de 2011

EVALUACION DE TERAPIA OCUPACIONAL EN PROBLEMAS DE APRENDIZAJE

EVALUACIÓN DE TERAPIA OCUPACIONAL EN PROBLEMAS DE APRENDIZAJE






EVALUACIÓN DE LA FUNCIÓN MOTORA
Desde el momento de que el niño es concebido, se inicia un proceso dirigido a desarrollar el potencial musculo-esquelético, que permite controlar su cuerpo, incluir su medio ambiente e interactuar eficientemente con persona y objetos a través de la integración refleja, adquisición de patrones motores básicos, desarrollo de la planeación motora, coordinación y destreza en la ejecución de habilidades.
Entre las pruebas mas utilizadas se encuentran: escala del desarrollo motor de Bruininks, que evalúa habilidades motoras gruesas; rigidez y agilidad, balance, coordinación bilateral y fuerza; y habilidades motoras finas: coordinación y destreza de MMSS, control motor visual, rapidez de respuesta.
Purdue perceptual-motor Survey: diseño para detectar errores en desarrollo motor-perceptual en cinco áreas: postura y balance, imagen y diferenciación corporal, perceptual-motor, movimientos oculares y percepción de la forma.
Evaluación motora de la función de la mano: esta basado en el desarrollo de la presión partiendo de movimientos gruesos del brazo a presión fina de la mano.
Test del desarrollo motor de Milani-Comparetii: muestra el desarrollo de reacciones de postura y patrones motores, desde la posición supino a bipedestación y marcha.
Además de la aplicación de pruebas formales, se observan en el niño durante las actividades de juego, aspectos tales como: arcos de movimiento, tono y fuerza muscular, utilización del repertorio motor, habilidad para resolver problemas motores básicos, comprensión de instrucciones y juego creativo.
EVALUACIÓN DE FUNCIONES SENSORIOINTEGRATIVAS
 La respuesta de adaptación del niño a las exigencias del medio ambiente, dependen de la interpretación de  la interpretación y organización de la información sensorial, táctil, vestibular, propioceptivo, visual y auditiva.
La adecuada integración de las funciones sensoriales a nivel del SNC, no solo incluyen en el comportamiento motor, sino en el adecuado nivel de actividad, tipo de atención y autocontrol, además, en la base del desarrollo de habilidades motoras, procesos superiores de pensamiento y de lenguaje.
Algunas pruebas para medir el comportamiento sensoriomotor son:
Test de integración sensorial del sur de california de Ayres: (SIPTI: mide habilidades visoespaciales percepción somatosensorial, praxis (ejecución motora).
Test de integración sensorial de Gangi-Berk: evalúa control de postura, integración refleja, integración motora bilateral, control oculomotor y función vestibular.
El terapeuta realiza un observación informal de la ejecución motora del niño, que comprende; mecanismos posturales, seguridad e postura, madurez táctil, organización espacial, nivel de atención y actividad, planeamiento motor y esquema corporal.

EVALUACIONES DE PERCEPCIÓN VISUAL
Durante la ejecución motora, el niño utiliza puntos de referencia en el espacio, que le permite comprender la relación de su cuerpo con el medio ambiente y de los objetos entre si. Este proceso es la base para un adecuado desarrollo de direccionalidad y del manejo del espacio grafico.
Es competencia del terapeuta ocupacional determinar el grado de madurez de los prerrequisitos para el desarrollo de la percepción visual: manejo del espacio, figura-fondo etc.
Dentro de las pruebas que miden la percepción visual figuran:
Test de integración visual-motora (test of visual-motor integración VMI): determina aéreas especificas de dificultad en el comportamiento motor-visual, haciendo énfasis en percepción visual y coordinación motora durante la reproducción ojo-mano. En tareas con papel y lápiz.
Test de percepción visual de Frostig: mide cinco áreas: coordinación visomotora, percepción figura-fondo, constancia perceptual, posición en el espacio y relaciones espaciales. Además, se observa el comportamiento, relación con los objetos, comprensión de instrucciones de orientación espacial.
EVALUACIÓN DE FUNCIONES PSICOSOCIALES 
El comportamiento ocupacional del niño se refiere a las habilidades que tiene para desempeñarse adecuadamente en actividades escolares, de juego autocuidado.
Para atender los componentes que lleva el niño a ser competente se describen tres aéreas del comportamiento ocupacional que son:
a)    Volición: motivación que lleva al niño a explorar, crearse expectativas, intereses y valores.
b)   Habituación: conjunto de rutinas, organización del tiempo y normas que llevan a la adquisición de hábitos y roles propios de la actividad escolar y del juego.
c)    Ejecución: habilidades perceptivomotoras, de comunicación e interacción social que le permite al niño manipular herramientas, interactuar socialmente y sentirse satisfecho en su papel de niño – estudiante y jugador.


Las pruebas que se utilizan para medir esta área se dividen en tres grupos:
1.  Escalas de juego
Escala de juego de Knox: evalúa el comportamiento del niño en el juego espontaneo, haciendo una comparación entre la edad cronológica y el comportamiento de juego esperado, en cuanto áreas: manejo de espacios, manejo de materiales, imitación y participación; las dos primeras áreas son usadas para evaluar los aspectos motor, cognoscitivo, desarrollo de la integración sensorial y desempeño del juego; la tercera y cuarta áreas son usadas para evaluación el desarrollo psicosocial del niño.
2.  Evaluación Currie-Motor: usa una serie de actividades de juegos familiares para evaluar el nivel de desarrollo y destrezas gruesas, finas y perceptual- motoras; puede identificar deficiencias en función neuromuscular, desempeño, habilidades perceptuales, motoras y lateralidad.
3.  Play Shills Invertory, Hurff: hace descripción de desarrollo y características de juego en cuatro áreas generales: sensación función motora, percepción e intelecto.
·         Evaluación de autoayuda
·         Evaluación de la competencia ocupacional del escolar
·         Evaluación de Miller para preescolares
·         Lista de chequeo del comportamiento ocupacional

BIBLIOGRAFIA:
Eugenia Espinosa, Olga Lucia Casasbuenas, Pilar Guerrero, Hospital Militar Cental, Trastornos del neurodesarrollo y aprendizaje. paginas 66,67,68,69,70,71.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada